Header Ads

Córdoba debería estar estrenando el subterráneo que quedó en el olvido

A finales de 2007, la Nación anunció la obra para Córdoba. Se iba a licitar en 2008 y debía concluirse nueve años después. Tras varias idas y vueltas, que continuaron en la actual gestión, el proyecto fue descartado.

Uno de los tantos proyectos de Subte en Córdoba que quedó en la nada

En un universo paralelo en el que se cumplen todas las promesas que realizan los gobernantes, 2017 hubiera sido un año revolucio­nario para Córdoba. Es que se cumple el plazo máximo que se había anunciado para la construcción de un sistema de trenes subterráneos para la ciudad.

En diciembre de 2007, el entonces secretario de Transporte de la Nación –hoy detenido– Ricardo Jaime anunció que se había presentado una iniciativa privada del Consorcio Metro Córdoba, in­tegrado por las empresas Iecsa SA (integrante del grupo Macri) y Ghella SPA (Italia), además de la firma francesa Alstom Transport. Esta última también iba a construir el tren bala a Buenos Aires.
Córdoba era un territorio por conquistar para el kirchnerismo y el cordobés Jaime era quien enca­bezaba la avanzada. El entonces in­tendente Daniel Giacomino se encolumnó detrás del todopodero­so funcionario que, además, era ma­no derecha de Julio De Vido.

El anteproyecto preveía el diseño de dos trazas principales, con una extensión total de 15,8 kilóme­tros. La información detallaba que se necesitaba una inversión de 1.100 millones de dólares y unos nueve años para ejecutarla, se­gún se informó en 2008. Este a­ño se hubiese inaugurado si el anuncio hubiera tenido sustento.

La fiebre por el subterráneo con­tinuó. En junio de 2008, el grupo Roggio presentó su propuesta para el subte cordobés, con una extensión total de 18,57 kilómetros de vías subterráneas, cuatro líneas y un presupuesto de 1.250 millones de dólares.

Cuento chino

En 2009 siguieron las idas y vuel­tas entre la Nación y el municipio. Además, la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner e­yec­tó a Jaime de Transporte, lo que pareció congelar cualquier po­sibilidad de avance.

El magro resultado del kirchnerismo en Córdoba selló su suerte, al igual que otras iniciativas que im­­pulsaba Jaime, como el ferro­urbano, la construcción de un com­plejo edilicio en los terrenos ferroviarios de Alta Córdoba y la apertura de la estación Belgrano.

En 2010, Cristina Fernández de Kirchner firmó con bombos y platillos un acuerdo con su par chino, Hu Jintao, para la construcción de una serie de obras, entre ellas, el subte cordobés.

China Railway International (CRI) iba a ejecutar los trabajos, que saldrían 1.800 millones de dólares, financiados en un 85 por ciento por la banca internacional y el resto por la Nación.

Del precio original, la obra ya se había encarecido 700 millones de dólares. La firma se unió con Ro­ggio y presentó la misma traza por construir.

En febrero de 2011, el Concejo De­liberante aprobó el uso de suelo para la obra, y en junio de ese año la Municipalidad conformó la Unidad Ejecutora Subte de Córdoba, que en diciembre concluyó la traza definitiva y se la elevó a Transporte de la Nación.

En una primera etapa, se planteaban tres líneas, que sumaban 23 kilómetros y 26 estaciones.

Ya envuelto en escándalos judiciales, Jaime aseguró en 2012 que la Nación iba a cumplir con su pa­labra de construir un subterráneo para Córdoba. Pero en 2014, el entonces ministro del Interior y Transporte de la Nación, Floren­cio Randazzo, desestimó toda posibilidad.

Ya en la presidencia de Mauricio Macri, el intendente Ramón Mestre realizó alguna exploración en una gira en China, pero la conclusión fue rápida: no hay interés de la Nación en pagar la obra. Desde el Ministerio de Transporte, se impulsan, en cambio, los sistemas de buses rápidos (BRT), en Córdoba bautizado “Sólo Bus”.

Ester Litovsky, gerenta de Planeamiento Estratégico, Control de Gestión y Administración de Contratos de Metrovías (perteneciente al Grupo Roggio), aseguró que la obra “técnicamente es posible y es recomendable la obra de un subte para una ciudad como Córdoba”.

Sostuvo que mejoraría la movilidad, bajando la congestión vehicular y la contaminación ambiental.

Sobre si se ha vuelto a presentar la iniciativa ante las autoridades nacionales, la respuesta fue negativa.

Tres proyectos que nunca arrancaron 

Consorcio Metro Córdoba. Proponía dos líneas. Una desde el CPC Colón hasta la Estación Mitre y otra desde Ciudad Universitaria hasta la estación ferroviaria de Alta Córdoba.

Grupo Roggio. Presentó su propio proyecto, el más ambicioso de los tres: contemplaba cuatro líneas de subterráneo.

Municipalidad de Córdoba. Proyectó tres líneas de subte iniciales, con extensiones previstas hasta los extremos de la ciudad de Córdoba.

Fuente: La Voz del Interior

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.